cena de verano saludable

Una cena de verano: picoteo sabroso y sano

No sé si te lo había contado, pero nos hemos comprado una casa. Un proyecto nuevo de vida que nos hace mucha ilusión. En principio nos tenían que dar las llaves de la nueva vivienda, ahora, a finales de julio, pero estas cosas siempre van con retraso…¡Qué le vamos a hacer! Así, que todo apunta, a que no nos podremos instalar en la nueva casa hasta finales de agosto.

Y por qué te cuento esto, te estarás preguntando. Pues porque una de las cosas que más me gusta de nuestra futura casa es el jardín, y tenía muchas ganas de estrenarlo en una cena de verano, con un picoteo saludable, con la familia, los amigos,… Por eso llevo varias semanas pensando en el menú, dándole vueltas, buscando recetas por internet, con la idea de hacer una cena que no requiera que esté en la cocina, de forma que pueda estar compartiendo el momento de la comida con los invitados, ¿por qué de eso se trata, no?

En resumen, que ya tengo el menú en mi cabeza, y aunque yo no lo pueda hacer ahora, a lo mejor si que lo puedes aprovechar tú para disfrutar de las noches de verano con tu gente. Entre buenas conversaciones, risas y sobretodo buena comida, rica, sabrosa y sana. Te lo dejo a continuación para que tomes nota. 

Entrantes

Cuando organizas una cena, siempre hay ese momento en que los invitados van llegando poco a poco. Por eso mientras se espera a que todo el mundo esté, es bueno tener algo para ir picando e ir iniciando las primeras conversaciones. Para este instante he pensado en tener la mesa ya lista con varias tablas con distintos alimentos: desde las típicas tablas de queso, hasta de vegetales para acompañar un buen hummus, crema de marisco, paté de pimientos o un guacamole. Para hacerlas más vistosas y apetitosas, las puedes completar con tomatitos cherry, frutos secos, fruta, crackers o tostas de pan integral, aceitunas y encurtidos…

tabla de aperitivos saludables

Primeros

Una vez todos los invitados ya han llegado, podemos empezar a cenar. El menú, como ya te he comentado, lo he pensado para no tener que estar pendiente de la cocina, y también para saborearlo de pie como si fuera un cóctel o bien sentado, como prefieras. Por eso una buena forma de empezar puede ser con platos fríos como un gazpacho de sandía, un plato refrescante y de temporada, o una ensalada de fruta y legumbre como la que os mostré en hace un tiempo en mi instagram. Si quieres hacer un plato vegetal más sencillo y vistoso, también es buena idea un carpaccio de calabacín con tomate seco y/o parmesano

Segundos

Más que un segundo tradicional, se trata de los platos a sacar una vez acabados los primeros y así dejar espacio en la mesa. El menú continúa con unas brochetas variadas, un plato muy versátil, con muchas posibilidades y divertidos de comer. Algunas posibilidades:

brochetas de piña y langostinos

brochetas de tomate, mozarella y albahaca

brochetas de verdura y pollo

Aquí las posibilidades son infinitas. Ten en cuenta los gustos de tus invitados y dale a la imaginación, a veces el probar combinaciones nuevas da unos resultados sorprendentes….  

Otra buena opción puede ser utilizar uno de los platos estrella de nuestra cocina, la tortilla de patatas, pero hecha en el horno para evitar usar demasiado aceite, unas croquetas vegetales como las de boniato y unas empanadillas al horno de espinacas y queso o atún con tomate. 

Postre

Una buena cena no puede acabar sin un buen postre y más para mi, que me encanta un dulce sano donde el chocolate tenga una buena presencia. Mi idea: fruta de temporada con chocolate y frutos secos. Puedes organizarlos como si fuera una fondie, es decir preparar una buena fuente de frutas variadas y un chocolate de 70% de cacao fundido y que la gente vaya mojando. O si no te importa dedicarle un poco más de tiempo a la cocina, puedes crear una cobertura de chocolate a las frutas. Es tan sencillo como bañarlas en chocolate y dejar enfriar.

En este último caso te cuento un truco: funde el chocolate en el microondas junto con un poco de aceite de coco. Así conseguirás que no se queme y quede en un textura adecuada para bañar las frutas. Después, mételas al frigorífico para que estén frías en el momento de consumirlas.

¿Qué te parece?

Bebida

Y para que la cena tenga también alguna bebida saludable, puedes preparar agua de sabores con y/o sin gas y añadir limón, pepino, menta, canela…para darle sabor. Además, también puedes tener zumo de tomate.

Otra buena opción es preparar una infusión de roiboos bien fresquita con nectarina.

Y hasta aquí mi propuesta de cena de verano saludable. Te dejo un descargable con todo el menú para que lo uses, si te apetece, como presentación, en tus cenas de verano, como si fuera un evento.

¿Qué te ha parecido? ¿Lo pondrás en práctica? ¿Qué recetas te gustan más? Si te animas a replicarlo, no dudes en compartirlo conmigo en mi instagram

COMPARTE ESTE POST

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *