perder-peso-trucos

¿Por qué las dietas no funcionan? Causas y soluciones.

Enero es el mes de la reflexión y de las nuevas ilusiones. Es un mes donde nos gusta soñar y pensar en aquellos propósitos que queremos alcanzar el próximo año.

Y es que a pesar de que entre el 31 de diciembre y el 1 de enero solo hay 24 horas de diferencia; el cambio de calendario influye mucho en los pensamientos, sentimientos y emociones de la gran mayoría de personas.

Esto es fruto de la influencia que tiene el tiempo sobre nuestras vidas. En realidad nada ha cambiado, tan solo un número que nos guía y nos dicta el momento de la historia en el que nos hayamos.

Sea de una manera u otra, durante los primeros días del año son muchas las personas que dicen sentirse más motivadas para iniciar un cambio y proponerse un sin fin de objetivos (a veces inalcanzables o poco realistas).

Perder peso es uno de los deseos más repetidos durante estos primeros meses del año. Para conseguirlo, muchas personas optarán por iniciar una dieta, otras por hacer ejercicio, y solo algunas elegirán ambas estrategias: dieta y ejercicio, que sin duda es la más acertada y recomendable.

Sin embargo, a pesar de que muchas personas vayan a iniciar una dieta con el objetivo de perder peso, solo un 5-10% de estas lo conseguirán. Según una encuesta de la SEEDO (Sociedad Española para el estudio de la obesidad) el 81% de los españoles fracasan al hacer dieta.

Otro estudio  también señala que dos de cada tres personas que hacen dieta no solo recuperarán el peso perdido, si no que además tendrán un peso corporal superior al que tenían antes de comenzar la dieta.

¿Cuáles son los motivos?

Estos datos no son positivos ni esperanzadores si tenemos en cuenta que uno de los pilares básicos del tratamiento del sobrepeso y la obesidad es la prescripción de una pauta dietética.

Sin embargo, con estas cifras no pretendo desmotivarte, si no darte a conocer las causas que pueden explicarlo. Y es que si conocemos las razones que motivan el fracaso de las dietas para perder peso, podremos encontrar las soluciones para evitarlo.

Las razones son muchas, pero hoy quiero contarte las que para mí son más frecuentes.

Realización de dietas muy restrictivas

diet-695723_1920

Seguir una dieta baja en calorías durante mucho tiempo, sin incluir la practica de actividad física y otras estrategias de nutrición, dará lugar a una serie de alteraciones en el organismo que con una alta probabilidad conducirán al abandono de la dieta ¿De qué alteraciones hablo?

Principalmente de dos:

  • Desórdenes hormonales que generan un incremento de la sensación de hambre. Si sigues una dieta muy pobre en calorías, es muy probable que con el paso del tiempo tengas más ganas de comer.

 

  • Disminución del metabolismo basal. Si se combina una dieta baja en calorías con una bajada de la actividad física, es fácil de que tu organismo cada vez gaste menos. Por lo que aún comiendo lo mismo, te resultará más difícil perder peso o incluso lo recuperes con facilidad.

 

Seguimiento de dietas milagro

tape-403595_1920

Hay tantas dietas milagros como quieras imaginar. Algunas de las más conocidas son las las dietas disociadas (basadas en no mezclar determinados nutrientes) las dietas excluyentes (eliminan de la dieta algún nutriente) o las dietas detox, entre muchas otras.

Para conocer las características de las dietas mágicas y fraudulentas, te recomiendo que leas el documento que elaboró el Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas.

Si comienzas una nueva dieta y no quieres que esta sea fraudulenta, pasa el filtro con los ítems que encontrarás en dicho documento.

 

 

 

Realización de dietas no adaptadas

tape-403593_1920.jpg

Tan importante es que no sea una dieta fraudulenta como que esté adaptada a ti, tus costumbres, horarios, disponibilidad, conocimientos, necesidades y preferencias, entre otros muchos aspectos.

Si adaptas tu vida a la dieta y no al revés, será más fácil que acabes abandonándola.

Una de las claves es disfrutar de las características de esa nueva alimetación, de manera que pueda formar parte de tus hábitos para siempre.

Te recomiendo que acudas a un profesional titulado y que no se dedique solo a darte la dieta y pesarte, si no a trabajar juntos todos aquellos hábitos que influyen en tu peso y en tu alimentación.

Es importante aprender conocimientos, habilidades y recursos para que seas autónomo e independiente en el cuidado de tu alimentación, ya que solo así lograrás mantener el nuevo hábito.

 

 

Connotación del término dieta

man-641691_1920

Lo que signifique para ti la palabra dieta es importante, ya que si asocias esta palabra a aspectos negativos como la privación, la ansiedad, el aburrimiento,la fatiga…al iniciarla, tus pensamientos se enfocarán hacia estas sensaciones.

Debemos de recordar que el término “dieta” procede de la palabra griega “díaita” y que se refiere a los hábitos de vida en general, incluyendo los alimentarios, la actividad física y el consumo de tabaco, entre otros.

Por tanto, todos de forma diaria seguimos una dieta tengamos o no el objetivo de perder peso.

Sin embargo, si este concepto lo tienes vinculado a emociones negativas, te vendrá bien cambiarlo por otro nombre. ¿Qué tal Plan Nutricional?

 

 

Pensar en hacer dieta solo por un tiempo

Si al iniciar la dieta ya estas pensando en abandonarla cuando llegue el verano, es muy probable que antes incluso de que llegue esta fecha, dejes de practicarla.

Para lograr que la dieta entre a formar parte de tus hábitos, es muy importante querer y creer que esa nueva forma de alimentarte formará parte de tu estilo de vida y, que no será por tanto un tipo de alimentación pasajera.

 

Las expectativas

directory-466935_1280.jpg

Lo que esperas y no esperas al realizar una dieta de adelgazamiento podrá ser causa de desmotivación y fracaso.

Pensar en pérdidas de peso nada realistas también suele ser motivo de abandono y frustración.

Por ello, te animo a que antes de iniciar una dieta escribas en una hoja lo que esperas al seguirla, de forma que sean objetivos medibles, específicos, temporalizables y alcanzables.

Es importante que no te fijes en la cifra de peso que esperas, si no en las sensaciones y experiencias que vas a vivir al conseguir tu objetivo.cuando logres encontrarte en ese peso deseable.

La influencia del entorno

Sin ninguna duda, nuestro círculo familiar y de amigos influye de forma directa en nuestra alimentación.

Los mensajes, opiniones, costumbres y el apoyo que recibamos de estos, son solo algunos de los factores que podrán favorecer o perturbar tus nuevos hábitos alimentarios.

Si identificas que el entorno puede ser uno de esos motivos, busca cómo superar ese obstáculo. Al final, cada uno de nosotros sí tenemos la capacidad de cambiar nuestras elecciones y actitudes.

 

 

Ausencia de un buen plan de acción

startup-593327_1920.jpg

La mayoría de personas que inician una dieta para perder peso, lo hacen sin haber pensado y escrito un buen plan de acción.

Definir los propósitos, objetivos, acciones, recursos, obstáculos e indicadores de medición de progresos más allá del peso, son algunos de los ítems más importantes a incluir.

Lograr definir un buen plan de acción, es para mí, la tarea previa para conseguir cualquier propósito.

¿te animas a desarrollarlo?

 

 

 

Ausencia de actividad física y ejercicio

roller-skates-381216_1920

Sabemos los beneficios que aporta el ejercicio físico (aumento del gasto metabólico basal, mejora de la composición corporal, disminución del estrés y la ansiedad...).

Por ello, al igual que te recomiendo que te pongas en mano de un Dietista-Nutricionista para aprender a comer saludable, también te aconsejo que recurras a un entrenador para que sea este quien te oriente en el ejercicio que más te beneficia.

Además de practicar ejercicio físico, es importante mantenerse activo a través de otras acciones (subir escaleras, ir andando al trabajo, realizar las tareas del hogar…) diarias.

 

 

Inadecuada gestión emocional

 

girl-1031641_1920.jpg

Es habitual que muchas personas que comienzan a hacer una dieta, presenten alteraciones emocionales que afectan a sus elecciones alimentarias.

Comer por aburrimiento, por estrés o incluso por alegría, pueden ser algunas asociaciones frecuentes.

Y es que es bien conocida la fuerte influencia entre nuestro estado de ánimo y los hábitos alimentarios, por lo que tener en cuenta este factor es de suma importancia.

Para lograr superar este obstáculo, mi recomendación es que además de trabajar estos comportamientos con un Dietista-Nutricionista, cuentes también con el apoyo de un psicólogo para aprender a gestionar tus emociones.

 

 

Ausencia de autonomía y dominio en las decisiones alimentarias

Lograr seguir un plan nutricional de forma autónoma y con el dominio suficiente es clave.

Si sigues una pauta dietética en la cual no participas de forma activa en la elección y planificación de la misma, esta contribuirá a reducir tu motivación por seguirla.

Por este motivo, me declaro en contra de las dietas preelaboradas por mucho que estas se adapten a tus necesidades, costumbres y preferencias.

Si tú eliges qué, cuándo y cómo comes (guiado por la ayuda de un profesional), te resultará mucho más fácil seguir la alimentación con éxito.

 

Falta de motivación

 

touch-screen-1023966_1920.jpg

 

Este factor es uno de los más determinantes a la hora de iniciar un cambio de hábitos y mantenerlo en el tiempo.

Los tres aspectos que forman parte de la motivación intrínseca son la autonomía, el dominio y el propósito. Si logras trabajar esos tres factores, será fácil que tu motivación no decaiga.

La autonomía tiene mucho que ver con ser independiente en tus elecciones, el dominio con contar con los conocimientos y las herramientas adecuadas, y el propósito con detallar y tener claros la finalidad de tus objetivos.

 

 

 

Presencia de ambivalencias

En muchas ocasiones, las personas que inician una dieta quieren y no quiere conseguir dos cosas a la vez que son incompatibles.

Algunas ambivalencias comunes relacionadas con el tema que estoy tratando son las siguientes: “Quiero perder peso, pero no quiero dejar de comer bollos todos los días”, “Quiero comer sano, pero no quiero tener que prepararme la comida”

Si te encuentras en este punto, es importante que analices los pros y los contras de seguir una alimentación saludable, de forma que puedas comenzar a resolver la contradicción entre el querer y el no querer.

Siempre que realizamos un cambio pagamos un precio , conocerlo y aceptarlo es el primer paso para evitar posibles fracasos.

 

Falta de concienciación

Son muchas las personas que inician una dieta de adelgazamiento, sin embargo no todas son conscientes de la importancia de seguirla.

Si inicias una dieta saludable motivado por el médico y/o tu familia pero tú realmente no quieres realizarla porque no eres consciente de la importancia de practicarla, seguramente no logres seguirla.

La toma de conciencia del problema es un aspecto indispensable para que se produzca un cambio. Para lograrlo, puedes reflexionar profundamente sobre la siguiente cuestión…¿Qué quieres conseguir al practicar una dieta saludable?

 

Influencia de la publicidad

Los productos insanos (refrescos, snacks, bollería…) han colonizado nuestro día a día. Estos productos están en la televisión, en las marquesinas de los autobuses, en los supermercados y hasta en los propios hospitales.

Si tenemos en cuenta, que muchas personas pueden sentir una fuerte atracción y dependencia por estos productos, este aspecto puede ser uno de los principales obstáculos a la hora de practicar unos hábitos alimentarios saludables.

A pesar de la elevada influencia, existen soluciones para reducir y/o evitar dicha influencia…

  • Comprar en mercados en lugar de en grandes superficies.
  • No incluir estos productos en nuestra cesta de la compra.
  • Cambiar de canal cuando aparezcan en la televisión (puede parecer drástico pero puede ayudarte).
  • Pedir a las personas de tu entorno que no te muestren esos alimentos todos los días.
  • etc…

 

Ausencia de políticas de Salud Pública 

Mientras muchas personas buscan perder peso, la industria y los propios gobiernos miran para otro lado. La primera fomenta hábitos insanos a través del marketing, publicidad y otras estrategias; mientras que la segunda los apoya o no contribuye a adoptar medidas eficaces.

Si entre otras muchas acciones, se incluyerán a los Dietistas-Nutricionistas en el Sistema Nacional de Salud con el fin de prevenir el sobrepeso y la obesidad, y mejorar los tratamientos nutricionales de pérdida de peso, los resultaros empezarían a ser otros, o al menos, eso creo yo.

connect-20333_1920.jpg

Ahora que ya conoces los principales motivos y sus posibles soluciones para no fracasar con tu nueva dieta…

¿Te animas a emprender el camino hacia unos hábitos alimentarios saludables?

 

COMPARTE ESTE POST

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email