dia internacional sin dietas_nutriendomicambio

Día Internacional sin dietas: la importancia de adquirir hábitos de alimentación saludables.

Hoy, 6 de mayo, se celebra el Día Internacional sin dietas con el objetivo de concienciar a la población sobre los riesgos que conlleva para la salud someterse a la cultura de las dietas, además de incidir en la diversidad natural del cuerpo en todas sus formas. Esta reivindicación nació en 1992 de la mano de la feminista británica, Mary Evans Young cuando decidió luchar contra las empresas e industrias de productos dietéticos. Una lucha que se fue extendiendo hasta convertir este día en una fecha señalada. Una fecha, para mí, clave en mi calendario.

Si me sigues desde hace tiempo, ya sabes que soy anti-dietas. Para cuidar nuestra salud y sentirnos bien con nosotros mismos lo más importante es comer sano, que no hacer dieta, y combinarlo con ejercicio físico, un buen descanso y una correcta autogestión emocional. Si conseguimos el equilibrio en estos cuatro pilares estaremos reforzando y mejorando nuestro bienestar.

Pero la sociedad y la industria nos marcan unos cánones de belleza totalmente alejados de la realidad, que someten a mujeres y hombres a una gran presión por conseguir “el peso ideal”, tener un físico escultural porque ello conlleva, de forma errónea, el éxito y la aceptación. Una presión que arrastra a muchas personas a someterse a estrictas dietas que en el mejor de los casos acaban fracasando o generando el conocido “efecto rebote” y en la peor de las situaciones desatan transtornos alimenticios y/o una mala relación con la comida que pueden poner en grave peligro su salud.

Por eso insisto: no se trata de hacer dieta, se trata de aprender a comer sano, para adquirir unos buenos hábitos alimentarios que perduren en el tiempo y eso no se logra con dietas.

Las dietas suponen restricciones, prohibiciones de alimentos. ¿Y qué pasa cuando te prohíben algo? Que aumenta el deseo y más quieres consumirlo. Entonces entras en una rueda de deseo, descontrol, ansiedad, que hace que al final tires la toalla, y te encuentres en el mismo punto de partida: queriendo mejorar tu alimentación y sin haber aprendido nada.

En cambio, si optas por querer tener una relación saludable con la comida, y eso quiere decir, olvidarse de la báscula, de las calorías y de limitar el tiempo para lograrlo, y centrarte en introducir poco a poco nuevos hábitos, pasarás a comer mejor sin esfuerzo, a disfrutar de los alimentos, y sin darte cuenta empezarás a sentirte mejor.

No hace falta empezar con cambios radicales, sino introducir progresivamente pequeños gestos como acompañar cada comida de una ración de verdura que puede ser en forma de ensalada por ejemplo o aumentar el consumo de fruta diario, o eliminar de la compra del súper los productos ultraprocesados. Un paso tras otro. No lo quieras abarcar todo de golpe. Cuando tengas un hábito adquirido, introduce otro. Y sin prisas, de forma progresiva, lograrás mejorar tu alimentación y como consecuencia tu salud.

Recuerda que incorporar hábitos alimentarios saludables supone un proceso de aprendizaje: romper con la creencias preconcebidas y descubrir pautas y herramientas que te ayuden a lograr el cambio. Y como quiero contribuir a ello, para celebrar esta fecha tan señalada, desde hoy y hasta el domingo puedes conseguir todos los cursos de mi web con un 30% DE DESCUENTO introduciendo el código SINDIETA. 

Además si compras los cursos completos, de regalo recibirás mi ebook ‘Un hogar sin dietas

Por favor, ¡olvídate ya de las dietas!

COMPARTE ESTE POST

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *