¿Qué bebidas saludables puedes pedir en un bar?

 

En verano salimos más veces a tomar algo, y también comemos con más frecuencia fuera de casa, pudiendo estos hábitos influir de forma negativa en nuestra alimentación, y en consecuencia en nuestra salud.

Si lo que queremos es cuidarnos y comer de forma saludable también en verano, es esencial que aprendamos a tomar mejores decisiones alrededor de la mesa.

Dentro de esas elecciones, aprender a escoger bebidas saludables es clave, ya que salvo el agua, todas las demás nos aportarán otros ingredientes, que podrán ser más o menos beneficiosos para nuestro cuerpo.

¿Quieres saber qué bebidas saludables puedes pedir en un bar?

¡Quédate conmigo un ratito y descubre cuales son las más recomendables!

Antes de nada, mi primer consejo es que si esos momentos de consumo se van a dar en tu casa o en la de algún familiar o amigo, la mejor opción es que preparéis unos refrescos caseros, que no dejarán indiferente a nadie. De hecho, podrás conseguir que incluso muchos se despeguen de la coca-cola o el gintonic. ¿Te imaginas? 🙂

Si lo que te faltan son ideas para elaborarlos, este verano estás de suerte, ya que mis compañeras Griselda Herrero de Norte Salud Nutrición y Victoria Fagúndez, nos han regalado una guía completa para aprender a preparar refrescos caseros. Os la podéis descargar pinchando aquí.

 

Sin embargo, sé que a algunos os puede resultar difícil disfrutar de una bebida rica y saludable cuando estáis en un bar. Y por ello, a través de este artículo, he querido recoger unas recomendaciones sencillas para que podáis vencer este obstáculo.

Mis primeras recomendaciones van más allá de la propia bebida, y tienen que ver con nuestra motivación, deseo y actitud. Y es que lo primero antes de nada es querer  ¿Y tú?, ¿Quieres elegir bebidas saludables?, ¿Has identificado los propósitos que hay detrás de esa elección? Hazlo ahora si aún no lo tenías claro, ya que te ayudará en el momento de la elección 😉

Mi segunda recomendación es…perder el miedo a pedir y preguntar. Sí, es habitual que muchas personas en consulta, me digan que por no molestar al camarero y no liarle con tanta variedad de bebidas, optan por pedir lo mismo que el de al lado aunque no es la bebida que más les apetecía.

¡Qué importante es respetar nuestros derechos! ¿Lo hacéis?

Tenemos que pensar que si le preguntamos al camarero por algún ingrediente de los que tenemos en mente…¿Qué podemos perder? ¡Nada!, ¿Qué podemos ganar? ¡Nuestra bebida preferida!

Por lo tanto dejemos a un lado el miedo a…”me van a mirar como un bicho raro”, “no quiero liar al camarero”, “van a pensar que que cosas pido”…y pensemos más en satisfacer nuestros deseos para sentirnos bien con nosotros mismos.

Y ahora sí, una vez vistos estos dos primeros consejos, a continuación os dejo con mis propuestas e ideas.

¿Qué bebidas saludables puedes pedir en un bar?

Si realmente tienes sed, pide agua, ya que es la mejor opción para cubrir esta necesidad, y después, si te apetece opta por alguna otra bebida. ¿No te gusta el agua?, ¿Notas que te sienta mal?

Muchos me decís que os cuesta mucho beber agua. Si eres una de esas personas, toma nota de las siguientes opciones saludables.

Agua con fruta troceada; agua con gas, hielo y fruta; e infusiones* con mucho hielo y hierbas aromáticas.  

*Si tenéis mucha sed y/o no toleras bien la cafeína/teína, opta por alguna infusión sin cafeína/teína como el poleo menta, el rooibos y la manzanilla, entre otros.

 

 

 

Si os dais cuenta, las frutas serán nuestras aliadas, y normalmente las rodajas de naranja y limón no faltan en ningún lado, pero siempre podemos preguntar si tienen alguna otra como manzana o frutos rojos, e incluso pedir medio limón para poder exprimirlo.

También las hierbas aromáticas para aportar aromas a la bebidas. Estas sí pueden estar en bares, cafeterías y restaurantes, ya que suelen utilizarlas muchas veces para decorar, o para condimentar algún postre o comida. La menta, hierbabuena y albahaca suelen ser las más frecuentes…¡Pedirlas!

Si no os apetece ninguna de estas opciones, aún no hemos terminado, ya que los zumos de verduras u hortalizas sin azúcares añadidos pueden ser una buena opción, el de tomate es el que suele haber sin problemas, pero en algún sitio podréis encontrar en la carta zumo de zanahoria, pepino o espinacas, por ejemplo.

Es importante que os aseguréis que los azúcares presentes en estos zumos sean los contenidos de forma natural en las frutas, hortalizas y verduras.

 

 

Además, si es gusta el café y os sienta bien, una buena opción puede ser pedir café con hielo, café con leche/bebida vegetal y hielo o descafeinado con hielo.

¿Necesitáis endulzar estas opciones que os he propuesto?

Lo mejor sería que os diéseis la oportunidad de probarlas sin nada, ya que aunque al principio os parecerán amargas, será cuestión de acostumbrarse a nuevos sabores, y disminuir así vuestra apetencia por los sabores muy dulces. No obstante, si no podéis evitar añadir algún endulzante os recomiendo que añadáis un poco de miel (con una cucharadita pequeña será más que suficiente).

Estas cuatro opciones son para mí las bebidas más saludables que podréis pedir con más frecuencia fuera de casa.

Eso sí, si esperáis que que estén igual de dulces y/o palatables que los refrescos, el vino o la cerveza, será difícil. Pero se trata de reeducar a nuestro paladar y empeñarnos en disfrutar plenamente de su sabor natural, que sí es posible.

Después de estas cuatro opciones, sí me gustaría mencionar que la cerveza 0,0 (sin nada añadido), podría ser una bebida más saludable que cualquiera de las que voy a detallar a continuación, pero me inclinaría por elegir alguna de las anteriores.

¿Qué bebidas no son saludables?

 

  • Bebida de cola*
  • Bebida de naranja/limón*
  • Nestea*
  • Tónica*
  • Sprite*
  • Néctares y zumos con azúcares añadidos.
  • Cerveza.
  • Vino.
  • Destilados.

* Tampoco sus versiones sin azúcar.

 

¿Por qué no son saludables los refrescos sin azúcar? Porque contienen ingredientes de baja calidad nutricional y no nos aportan nada interesante. Algunos como las bebidas de cola, contienen ácido fosfórico, un compuesto muy relacionado con alteraciones renales y óseas. Además, todas ellas tienen un sabor muy dulce porque aunque no tienen azúcar, están cargadas de edulcorantes.

El consumo habitual y elevado de edulcorantes, se está asociando con diversos efectos negativos como la alteración de nuestra microbiota (bacterias que viven en nuestro intestino), la estimulación del apetito, y la mayor apetencia por dulces, siendo todos estos, factores de riesgo para nuestra salud.

Por todo ello, aunque sean opciones que no aportan calorías ni azúcar, no se pueden considerar como bebidas saludables, y por tanto si lo que quieres es cuidarte, su consumo debería ser excepcional y cumplir la regla de “Solo es un día”, y no la de “todos los días” y “a todas horas”.

Antes de despedirme, y para todos los despistados, os recuerdo que durante el pasado mes de junio, dentro de la iniciativa #12meses12hábitossaludables hemos estado promocionando la práctica de una hidratación saludable. Podéis encontrar en mi perfil de facebook otros consejos que he ido dando para conseguir incluir esta conducta en nuestro día a día.

Como sabéis, cada hábito viene acompañado de un reto, y en esta ocasión el reto propuesto fue preparar un refresco casero saludable con el propósito de que la propuesta ganadora (puedes votar hasta el domingo 9 de julio a las 23:59), llegue a las cartas del mayor número de bares/cafeterías posibles, mola ¿no? ¡Vota por tu versión preferida pinchando aquí y aporta tu granito de arena! 😉

Aprovecho para desearos a todos un feliz, refrescante y saludable verano 🙂

Si te ha parecido interesante la entrada y crees que puede ser útil para otras personas, no dudes en compartir. ¡Muchas gracias!